PIPE CLOUD

REGISTRO

Accede a herramientas exclusivas y contenidos de ABN.

La contraseña debe tener por lo menos 8 caracteres de longitud e incluír letras y números.
Las contraseñas no coinciden.
Nombre de usuario o contraseña incorrectos.

El ruido en la gestión de las aguas residuales 

Los sistemas de evacuación de aguas en las viviendas juegan un papel fundamental a la hora de evaluar el confort acústico en las mismas. Es la legislación la que establece los valores mínimos de aislamiento acústico en función del tipo de edificio y zona del mismo.  

Cuando hablamos de transmisión de ruido, esta puede ser aérea o de impacto. En la primera, el ruido se transmite por el aire desde la emisión atravesando la red de tuberías. La transmisión de ruido de impacto es la que se produce por la red de tuberías de forjados de edificios.  

Además, el decibelio es una unidad relativa que sirve para expresar la relación entre magnitud de interés respecto a un valor de referencia. No representa por sí mismo un valor dentro de una escala absoluta, sino que hay que indicar cuál es la referencia. Por lo tanto, lo que escuchamos no son decibelios, sino oscilaciones de presión sonora, vibraciones de las partículas del aire. 

Por eso, si hablamos de ruido no podemos hablar de una unidad de medida de cantidad, sino de una medición de intensidad. Por ejemplo, un susurro estaría a 20 dB, una conversación estaría a 50dB, un concierto en directo estaría a 110 dB y un avión despegando, a 25 metros o menos, estaría a 150dB, lo cual dañaría permanentemente los tímpanos de un ser humano. 

En este contenido podrás conocer: 

  1. El Código Técnico de Edificación, DB-HR: protección frente al ruido 
  2. El informe Fraunhofer 
  3. Diferencias entre el PVC, el PVC U y el PP frente al ruido y otros factores 
  4. Características específicas de las tuberías de PP en sistemas de evacuación 
  5. Certificaciones de protección frente al ruido 

DB-HR: Protección frente al ruido 

El marco normativo que establece unas normas básicas con respecto a la contaminación acústica en edificaciones es el Código Técnico de la Edificación.  El CTE se encarga, además de la protección frente al ruido, de establecer requisitos para la seguridad estructural, la seguridad en caso de incendios o la salubridad. Además, también considera el aislamiento térmico y el ahorro de energía, para el cual son muy útiles los materiales plásticos. 

En el artículo 14 del CTE se menciona el objetivo básico de la protección frente al ruido, llamado HR, que consiste en “limitar dentro de los edificios el riesgo de molestias o enfermedades que el ruido pueda ocasionar a los usuarios”. Para lograr esto, “los edificios se proyectarán, construirán, utilizarán y mantendrán de tal forma que los elementos constructivos que conforman sus recintos tengan unas características acústicas adecuadas para reducir la transmisión del ruido aéreo, del ruido de impactos y del ruido y vibraciones de las instalaciones propias del edificio, y para limitar el ruido reverberante de los recintos”. 

El informe Fraunhofer  

Además de estudiar muchas otras áreas, desde Fraunhofer llevan a cabo estudios complejos de física de edificios en sus laboratorios, los cuales se encuentran muy bien equipados. De hecho, tienen la instalación más grande en este aspecto y las técnicas y métodos computacionales más modernos, lo que ayuda a los investigadores a desarrollar y optimizar productos de construcción para llevarlos a la práctica.  

Este Instituto de Investigación cuenta con cámaras de ensayo ambiental e instalaciones de simulación que permiten realizar experimentos para evaluar componentes y sistemas generales para edificios nuevos y proyectos de renovación basados en los principios de la física de la construcción. 

Entre los muchos estudios de Fraunhofer, se encuentra el de la medición del ruido en los sistemas de evacuación de aguas residuales, basado en la norma EN14366, la cual evalúa la insonorización de una instalación tipo en laboratorio.  

Los resultados obtenidos en el estudio de laboratorio se pueden utilizar para comparar productos y materiales y también puede servir para predecir el comportamiento del sistema de evacuación de agua en un edificio bajo ciertas condiciones. 

En referencia con los materiales de las tuberías de evacuación, el informe señala que “en la sala contigua a la pared de instalación a la que se fija la tubería de aguas residuales, el nivel de sonido de la instalación (sonido de la estructura) se ve afectado principalmente por el tipo de abrazadera de tubería y por la forma en que se instala”. 

Además, desde Fraunhoer se añade que “la presión acústica aerotransportada en la sala de instalación, en la que se instala la tubería de aguas residuales, refleja principalmente las características acústicas del material de la tubería”. 

Instalación de prueba en el Instituto Fraunhofer de Física de Edificios, dimensiones en mm. Fraunhoer Institute for Building Physics.
Diagrama básico de instalación para el estudio acústico del sistema de aguas residuales Fraunhoer Institute for Building Physics 

Por lo tanto, tal y como especifica el art. 14 del CTE o el informe de Fraunhofer, los materiales constructivos de un sistema de tuberías son determinantes para evitar la contaminación acústica y mejorar la calidad de vida de las personas. Por ello, es necesario analizar las características de cada material para elegir el que mejor se adapte a las normativas vigentes. 

Diferencias entre el PVC, el PVC U y el PP

Como se ha visto hasta ahora, cuando se instalan sistemas de tuberías en una edificación es relevante la elección de un material que proteja a las personas de la contaminación acústica, pero sin desatender otros posibles riesgos. A continuación, puedes conocer los diferentes tipos de materiales usados hoy en día en los sistemas de evacuación: 

  • Tuberías de PVC: una de las características principales de este polímero empleado en construcciones es la rigidez, la cual puede ser muy apta para absorber impactos. Esta característica le hace perder a su vez flexibilidad. Su instalación, además, es más compleja que la del PP porque el PVC necesita pegamentos y aislantes. Otra de las diferencias con este tipo de tubería es el contenido en halógenos ya que, mientras que el PP no cuenta con ellos, el PVC contiene cloro, que produce gases tóxicos en caso de incendio. 
  • Tuberías de PVC U: el cloruro de polivinilo es un termoplástico amorfo libre de plastificantes. Este tipo de material tiene una gran resistencia química, al igual que el PP. Sin embargo, el PVC U no ha sido considerado como un sistema insonorizado. Con respecto a su instalación, se produce mediante soldadura química, también llamada encolado, que requiere de manguitos de dilatación porque las uniones encoladas pueden producir roturas. 
  • Tuberías de PP: se trata de tuberías con embocadura y junta elástica que no requieren manguitos para su unión. Además, al no contener halógenos como el cloro no tiene el riesgo añadido de provocar humos tóxicos en caso de incendio.  

Características específicas de las tuberías de PP en sistemas de evacuación 

Las tuberías de PP multicapa garantizan el mejor rendimiento ante las condiciones a las que van a ser sometidas, incluida la protección frente al ruido. Esto es gracias a que cada capa aporta unas características concretas:  

  • La capa externa de PP puede soportar los impactos y los agentes atmosféricos ya que una de sus mayores características es la resistencia.  
  • La capa intermedia es la encargada de absorber los choques y las vibraciones cumpliendo de esta forma con el artículo 14 del CTE. Además, el refuerzo mineral con el que cuentan le aporta mayor rigidez, seguridad y estabilidad. 
  • La capa interna, si cuenta con PP, tendrá las características de ser ultradeslizante y resistente al agua caliente, por lo que no se formarán incrustaciones que acumulen deshechos. 

Para poder clasificar las tuberías, existen marcados en función de su aplicación: 

  • Serie B: Tubos y accesorios instalados sobre forjados o paramentos verticales en el interior de edificios (red interior y bajantes).  
  • Serie D: Tubos enterrados dentro y hasta 1m, de la proyección en planta del edificio, para ser conectados a la red de saneamiento.  
  • Serie BD: Tubos y accesorios que se pueden utilizar indistintamente en cualquiera de las aplicaciones precedentes.  

Certificaciones de comportamiento frente al ruido 

Uno de los certificados más reputado para probar que los materiales empleados en la evacuación de aguas son idóneos para evitar el ruido provocado por las tuberías, es el certificado del “Comportamiento frente al ruido” otorgado por la Asociación Española de Normalización y Certificación (AENOR). 

Todo sistema de tuberías que pretenda obtener la certificación AENOE de comportamiento frente al ruido ha de estar certificado previamente para su uso en la aplicación de evacuación de agua. AENOR ensaya y comprueba que el sistema de calidad aplicado sea el correcto. Estas actividades se realizan periódicamente según se establece en el Reglamento Particular RP 01.80 

El certificado AENOR aporta información sobre los valores del estudio acústico realizado en el instituto Fraunhoer de acuerdo a la norma UNE-EN 14366 por la cual se mide el nivel característico de ruido estructural detrás de la pared del sótano. 

Este instituto cuenta también con un certificado, llamado: “La determinación del rendimiento acústico de un Sistema de Instalación de Evacuación de Aguas en Laboratorio acorde a la normativa EN 14366”.  

La certificación de Fraunhofer se basa en el estudio exhaustivo del ruido que generan los diferentes materiales dentro de entornos de medición controlados. Gracias a las instalaciones con las que cuenta este instituto, mencionadas previamente, pueden analizar con detalle el ruido que genera la gestión de las aguas residuales.  

Como conclusión, cabe indicar que los informes y normativas que han analizado la protección frente al ruido concluyen que los materiales son especialmente importantes en los sistemas de evacuación para evitar que el flujo de agua sobrepase los decibelios máximos y que esto llegue a provocar molestias en los habitantes de las viviendas y edificios.