PIPE CLOUD

REGISTRO

Accede a herramientas exclusivas y contenidos de ABN.

La contraseña debe tener por lo menos 8 caracteres de longitud e incluír letras y números.
Las contraseñas no coinciden.
Nombre de usuario o contraseña incorrectos.

La sostenibilidad deja de ser una opción y pasa a ser una obligación: nuevo Código Técnico de la Edificación

La sostenibilidad deja de ser una opción y pasa a ser una obligación: nuevo Código Técnico de la Edificación

La sostenibilidad ya no es una opción. Es una obligación. Los Objetivos de Desarrollo Sostenible pactados por la Unión Europea han fomentado una responsabilidad social que se va extendiendo poco a poco a todos los sectores. En el ámbito de la construcción, el nuevo Código Técnico de Edificación (CTE) establece una nueva normativa aplicable a todo el proceso de edificación.  
Aprobado en septiembre de 2020, este código obliga a que todos los edificios de nueva construcción y las rehabilitaciones cumplan una serie de requisitos en materia de sostenibilidad. A pesar de que se ha retrasado su aplicado debido al estado de alarma y la situación epidemiológica, el Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana aprobó este nuevo Código Técnico que afecta a todo edificio de nueva construcción que solicite licencia y a rehabilitaciones profundas. 

¿Por qué un nuevo código? 

Dar repuesta a la demanda de la sociedad en cuanto a la mejora de la calidad de la edificación es cada vez más necesario. Además, fomentar el desarrollo sostenible y mejorar la protección del usuario eran dos asuntos tan inexcusables como evidentes. Como sabemos, el Código Técnico de la Edificación es el marco normativo que establece las exigencias que deben cumplir los edificios en relación con los requisitos básicos de seguridad y habitabilidad determinados en la Ley de Ordenación de la Edificación (LOE). Por tanto, era necesario adaptarlo a los cambios del entorno y a los requisitos políticos nacionales y europeos. 

Las grandes diferencias respeto al anterior 

El CTE es tan amplio y afecta a tantos aspectos del sector que ha sido dividido en distintos Documentos Básicos. Anteriormente, se ha hablado de forma frecuente sobre aquellos relativos a los incendios o la seguridad del propio edificio debido a la gran importancia que requieren estos temas. Pero, este año, se ha puesto especial atención al Documento Básico de Ahorro de Energía (DB-HE)  

Hace unos años, no era común que las empresas constructoras se centrasen en conseguir estándares de edificación sostenible. Hoy en día, este tipo de construcción se ha erigido como una solución para minimizar la repercusión negativa en el medioambiente. Los avances tecnológicos y la innovación han hecho que podamos centrarnos más en cuidar la salud de nuestro planeta y, con ello, las instituciones públicas demandan utilizar estas nuevas fórmulas que consiguen reducir el impacto negativo que causamos al medioambiente. 

Así, en el DB-HE se ha establecido que el principal objetivo de toda construcción debe ser “conseguir un uso racional de la energía necesaria para la utilización de los edificios, reduciendo a límites sostenibles su consumo y conseguir, asimismo, que una parte de este consumo proceda de fuentes de energía renovable, como consecuencia de las características de su proyecto, construcción, uso y mantenimiento”. Además, este documento especifica los parámetros objetivos y procedimientos cuyo cumplimiento asegura la satisfacción de las exigencias básicas y la superación de los niveles mínimos de calidad propios del requisito básico de ahorro de energía. 

Un nuevo código centrado en las necesidades del planeta 

En los últimos años se ha ido reduciendo el porcentaje de edificios no sostenibles mediante un cambio de mentalidad que ha hecho posible un nuevo escenario donde los sellos LEED, BREEAM, Well o Passivhaus son cada vez más importantes. Este código se ha adaptado para que los miembros del sector de la construcción sigan observando con especial atención el impacto que provocan los edificios, buscando el equilibrio entre el ser humano y la naturaleza. 

La presión regulatoria de la UE que obliga a las grandes empresas a reducir su impacto negativo ha marcado una nueva etapa en el sector de la construcción pero, además, los consumidores han decidido que, en este mercado tan globalizado y competitivo, la sostenibilidad se convierta en un valor añadido fundamental básico de las marcas.  

Como dato, solo la certificación BREEAM ha dejado un 20% más de edificios con sello sostenible en 2020 que el año anterior. El director de BREAAM España, Javier Torralba, destaca que “a pesar de la difícil situación provocada por la pandemia, el interés por la sostenibilidad se ha incrementado un 20% con respecto al año pasado. Esta tendencia de crecimiento que experimentamos ha sido posible porque la sostenibilidad en la construcción se confirma como una obligación a la vista de todas las circunstancias que vivimos y factores que nos rodean. El calentamiento del planeta, situaciones como las que vivimos con el COVID, el compromiso de reducir en un 55% las emisiones CO2 en la UE para el 2030 o los compromisos para ser neutrales en el 2050 nos obligan a apostar por la construcción sostenible”.  

El Nuevo Código Técnico de la Edificación deja de lado la voluntariedad de las empresas para pasar a la obligación de ser sostenibles en la construcción. Es un adelanto que ha hecho nuestro país al plan de recuperación europeo de principios de 2021, en el que se busca el compromiso de los dirigentes a desarrollar una economía y una sociedad con un nivel cero de emisiones netas de aquí a 2050.  No cabe duda de que las demandas serán más exigentes y que la mirada se ha puesto en combatir el cambio climático apostando, claramente, por el futuro verde.