PIPE CLOUD

REGISTRO

Accede a herramientas exclusivas y contenidos de ABN.

La contraseña debe tener por lo menos 8 caracteres de longitud e incluír letras y números.
Las contraseñas no coinciden.
Debes seleccionar un perfil.
Nombre de usuario o contraseña incorrectos.

Entrevista Mónica de la Cruz

En la actualidad, según los últimos datos de 2021 del Instituto Nacional de Estadística el sector de la construcción cuenta con un 8,4% de mujeres de los puestos totales del sector. Los puestos ocupados por ellas son mayoritariamente de labores administrativas o de gestión, tal y como señala el informe ‘Mujeres en el sector de la Construcción 2020’, publicado por el Observatorio Industrial de la Construcción. 

El sector de la construcción está percibido como mayoritariamente masculino. Sin embargo, en los últimos años se han ido incorporando mujeres profesionales, lo que ha diversificado el talento en la industria.  Por ello, en ABN iniciamos un ciclo de entrevistas para visibilizar a las #mujeresenlaindustria a través de charlas con profesionales del sector de la construcción. 

La primera entrevista es a Mónica de la Cruz, directora de la División de Construcción y Calidad de la Asociación Española de Industriales de Plástico (ANAIP-AseTUB). La experiencia profesional de Mónica está muy relacionada con la construcción y en concreto con las tuberías plásticas y su sostenibilidad. Tras licenciarse en CC Químicas, con especialidad en Petroquímica, trabajó en Italia y Bélgica. Actualmente es directora de la División de Construcción de ANAIP, recientemente fue nombrada vicepresidenta de CEPCO y es presidenta del Comité Europeo de Normalización CEN/TC 155. 

“En el sector, hay margen de mejora para conseguir que la valía profesional y la consideración no sea diferente en función del género.»

Mónica de la Cruz

P: Estudiaste CC. Químicas en la Universidad del País Vasco, ¿cómo llegas a la especialización en polímeros? 

R: Descubrí los polímeros como parte de una de las asignaturas y enseguida pensé que estos materiales eran fantásticos, con excelentes prestaciones, que se utilizan prácticamente en cualquier aplicación y que, por supuesto, el sector de los plásticos ofrecía múltiples salidas profesionales. Así que decidí decantarme por la especialidad de polímeros, que cursé en la en la Universidad del País Vasco, que era la única que en ese momento la ofrecía. 

P: Los sectores industriales y de construcción siempre han sido sectores masculinizados, ¿Cómo han sido tus primeros pasos? ¿Cómo lo percibes ahora?

R: Efectivamente, el sector es predominantemente masculino, pero afortunadamente la presencia de la mujer en puestos de decisión y dirección es cada vez más frecuente. En mi caso, inicié mi desarrollo profesional hace más de 25 años sintiendo la necesidad de demostrar que valía tanto como mis compañeros. He tenido la suerte de trabajar siempre en ambientes internacionales, primero en Italia y luego en Bélgica en una multinacional americana y posteriormente en España, pero debo decir que, independientemente del país, sí que he vivido algunos episodios de micromachismo. Por ejemplo, en alguna ocasión dieron por hecho que por ser mujer debía ser la secretaria del anterior director técnico al que yo, en realidad, sustituía.  

También es verdad que durante muchos años he sido la única mujer en distintos foros y reuniones europeas, aunque como digo, esto está ya cambiando. Pero creo que esta diferenciación por ser mujer todavía la encuentras en personas de otra generación y, aunque hay margen de mejora para conseguir que la valía profesional y la consideración no sea diferente en función del género, espero que ahora las mujeres más jóvenes, cuando se incorporan al mercado laboral, ya no sientan esta presión de tener que demostrar su valía.  

P: Entre otros cargos, también te han nombrado hace unos meses vicepresidenta de la Confederación Española de Asociaciones de Fabricantes de Productos de Construcción, ¿qué ha supuesto para ti?  

R: El nombramiento es un gran honor y a la vez una gran responsabilidad. Este nombramiento es especial porque coloca, por primera vez, a una mujer en la vicepresidencia de la Confederación española de productos de construcción. Esta confederación reúne a 17 de las más relevantes Asociaciones Nacionales de fabricantes de productos de hormigón, cementos, áridos, aceros, ladrillo, fundición, aislamientos, impermeabilización… Así mismo, este nombramiento pone en valor y visibiliza las diferentes soluciones plásticas utilizadas en el sector de la construcción y que contribuyen a la eficiencia ambiental y energética de las instalaciones y edificios (aislamientos térmicos y acústicos, cerramientos, tuberías, suelos…) 

P: ¿Cómo compaginas ser Directora de calidad de Normalización y Certificación, ser Directora de la División Construcción ANAIP, Presidenta de un Comité Europeo de Normalización, vicepresidenta de CEPCO…? 

R: Efectivamente son muchos cargos, pero en realidad todo está relacionado. Las preocupaciones son similares y en todos estos foros llevo muchos años trabajando por lo que conozco bien las sensibilidades y los retos. Actualmente, todo gira principalmente alrededor de la economía circular, la sostenibilidad (medioambiental, económica y social) y la digitalización. Es verdad que estos cargos demandan una dedicación extra y una responsabilidad añadida, pero todo ello suma y enriquece. Estar en tantos foros te permite tener una perspectiva más amplia de la situación de la industria, de los desafíos a afrontar y de las posibles estrategias y sinergias para hacer evolucionar el sector.  

P: La sostenibilidad está presente en todos los sectores, y en el de la construcción también tienen un compromiso claro. ¿Qué iniciativas se están llevando a cabo? 

R: El sector de los plásticos y la construcción son un eje fundamental para la transición hacia la Economía Circular de Europa y la sostenibilidad. Es indudable la importancia que tienen los materiales de construcción en la mitigación del cambio climático a través de la reducción de emisiones de CO2 y la eficiencia energética de los edificios, y aquí los productos plásticos tienen mucho que aportar.  

Asimismo, el propio sector de los plásticos está llevando a cabo desde hace tiempo múltiples iniciativas, muchas de ellas enfocadas al ecodiseño, la optimización del uso de materias primas y la utilización de material reciclado, o la reducción de huella ambiental de la empresa y del propio producto a lo largo de todo su ciclo de vida.  

También, de especial relevancia en nuestro sector, es la iniciativa internacional OCS – Operation Clean Sweep® (www.anaip.es/ocs) que tiene por objetivo la implementación de buenas prácticas para evitar fugas de granza al medioambiente. Iniciativa a la que muchas empresas españolas se han sumado como ABN, y que representan ya cerca del 20% del total de empresas europeas comprometidas con este objetivo medioambiental.  

P: Poniendo la vista en el futuro, ¿cómo te gustaría que evolucionara el sector, y el papel de la mujer en él? 

R: Las empresas del sector están trabajando para contribuir a los objetivos de desarrollo sostenible y la implementación de estrategias sostenibles y aplicación de criterios ESG ‘Environmental, Social and Governance’ (ambiental, social y de gobernanza). 

Así mismo, está claro que vamos sin duda hacia un sector más equitativo e igualitario. Afortunadamente creo que las nuevas generaciones tienen menos barreras o estereotipos, pero todavía es necesario que las organizaciones y sus directivos impulsen la igualdad de oportunidades, la atracción de talento independientemente del género y también el liderazgo femenino en nuestro sector. Veo de forma positiva los avances y la evolución mostrada en estos últimos años en igualdad y diversidad en las plantillas. Sin embargo, creo que todavía hay un margen importante de mejora a la hora de valorar el desempeño y contribución de la mujer en la industria. 

P: Hemos hablado mucho del ámbito profesional, pero ¿a qué dedica Mónica de la Cruz su tiempo libre?  

R: En esta vorágine en la que estamos inmersos es importante mantener un buen equilibrio y gestión entre la vida laboral y la vida personal. Es verdad que con las nuevas tecnologías (algunas de ellas afloradas o mejoradas durante la pandemia) estamos mejor conectados y nos permiten ser más flexibles posibilitando el “smart working”. Todo ello favorece una mejor conciliación de la vida personal y profesional.  

En mi tiempo libre y desde hace unos años práctico el pádel aunque mi gran afición siempre ha sido el hockey hierba, deporte que ejercito desde que era pequeña. El hockey me ha permitido tener una conciencia de trabajo en equipo, de esfuerzo colectivo y superación, así como de celebración compartida de éxitos que evidentemente tiene su aplicación en la empresa también. 

P: ¿Qué le dirías a tu yo de hace años? ¿Cuáles son los aprendizajes que te llevas de tu desarrollo profesional?  

R: Pues, quizás, lo que les digo a mis mentees (soy mentora en un programa de la UPV-EHU) algo que aprendí de mis padres, el trabajo duro siempre tiene recompensa. Ser profesional, responsable, comprometido, creer en uno mismo y no parar de aprender y de atreverse. Y por supuesto que una persona no es más válida que otra por su género sino por sus capacidades.