PIPE CLOUD

REGISTRO

Accede a herramientas exclusivas y contenidos de ABN.

La contraseña debe tener por lo menos 8 caracteres de longitud e incluír letras y números.
Las contraseñas no coinciden.
Nombre de usuario o contraseña incorrectos.

Compuestos termoplásticos: qué son y para qué se utilizan

Compuestos termoplásticos: qué son y para qué se utilizan

Cuando hablamos de polímeros formados por cadenas de un peso molecular muy alto entre las que existen uniones por medio de fuerzas dipolo-dipolo, estamos hablando de termoplásticos. Pero, de una manera más simple, un material termoplástico es aquel capaz de moldearse repetidamente mediante temperatura, fundiendo al calentar, y endureciendo al enfriarse, sin pérdida aparente de propiedades. Por tanto, la gran diferencia con un compuesto termoestable es que no asumen una forma permanente y que pueden volver a fundirse varias veces sin perder sus propiedades físicas, como los polietilenos, polipropilenos, ABS y PET. 
Bien, ahora que tenemos claro el concepto, ¿por qué es beneficioso este material si sigue siendo plástico? La respuesta es simple: al poder volver a fundirse es posible darle una segunda o tercera vida al material.  

La materia prima 

Los termoplásticos, como el polipropileno y polietileno, son materiales libres de halógenos, donde no se encuentra presente el cloro, el cual sí lo está en otros materiales como el PVC. Además, el polipropileno y el polietileno son materiales que pueden ser reutilizados después de su reciclaje en la fabricación de otras aplicaciones. De esta forma se reduce el consumo de materias primas y también el volumen de los residuos generados. 

Propiedades de los materiales termoplásticos 

La propiedad más importante de este tipo de material es que puede fundirse y moldearse fácilmente, lo que hace que sea reutilizable. Pero, además, se trata de un material que tiene una buena resistencia al fenómeno de fluencia, y es soluble en ciertos solventes. Por otro lado, también es un buen aislante térmico y eléctrico y tiene una gran resistencia química a temperatura ambiente. 

Aplicaciones prácticas 

Este tipo de materiales han ganado relevancia en los últimos años. Gracias a su versatilidad, pueden utilizarse en diferentes tipos de construcción y en diferentes sectores. Por ejemplo, cápsulas de café que son reciclables, lo que ayuda a reducir el impacto medioambiental que se produce en acciones cotidianas y del día a día. 

Nuestra metodología para fabricar compuestos termoplásticos 

En nuestro caso, todos los productos diseñados en nuestra División de Compuestos están desarrollados bajo la premisa del eco-diseño. El proceso de fabricación se lleva a cabo valorando todos los recursos y con la finalidad de ayudar a nuestros clientes a diseñar un nuevo producto que suponga una reducción de la huella ambiental. Bajo una metodología de trabajo basada en la selección de materias primas vírgenes o recicladas, el control de las mezclas y de la homogeneidad de las fuentes, logramos una obtención de las propiedades deseadas por el cliente en nuestros compuestos termoplásticos. De esta manera, fabricamos compound, masterbach y blends con características y propiedades adaptadas para el sector de tuberías, el sector de la automoción y para embalajes. Así, cuando desarrollamos el material para el sector automovilístico buscamos unas características que impliquen una alta resistencia al impacto, una protección UV y una gran resistencia mecánica. Por el contrario, cuando hablamos del sector de las tuberías, buscamos características como la salubridad, la resistencia química o la resistencia al fuego 

Hoy en día, el 90% de los plásticos son termo. En cada tipo de termoplástico varía la organización cristalina/amorfa y la densidad, dándole unas características específicas que se alinearán con el fin buscado del objeto que se está desarrollando. El policarbonato, el polietileno, el cloruro de polivinilo o el poliestireno son materiales termoplásticos que están a la orden del día. Por supuesto, debemos reducir nuestro consumo de este tipo de tangible siempre que se trate de un objeto con una vida útil corta o media. Pero, si hablamos de objetos de 20 años de duración, no debemos de preocuparnos a la hora de consumirlo. Eso sí, siempre bajo la premisa de reutilizar y de cuidar al medioambiente, tanto de manera individual como colectiva.